"Estábamos desprevenidos", afirmó un especialista por los incendios

Sociedad 21 de febrero de 2022 Por Rubén Orlando Giménez - diarioepoca.com.ar
El científico explicó los motivos de la sequía y las causas que dan origen a los grandes incendios, que ya consumieron centenares de miles de hectáreas en la provincia. Confía en la resiliencia del humedal y su biodiversidad.

1212563w980h620cNEIFF, CONSULTOR AMBIENTAL.
 
"Hay una palabra que define lo que nos pasa. En Corrientes estábamos desprevenidos", afirmó el doctor Juan José Neiff, consultor ambiental, y aseveró "eso significa que no sabíamos la duración de la seca que está relacionada, en esta oportunidad, con el fenómeno de La Niña".

Agregó: "Pese a que teníamos información no estábamos percibiendo las consecuencias de la seca; ni su duración o los daños asociados a ella". Neiff a lo largo de su trayectoria como investigador científico, se especializó en estudios sobre los humedales del Litoral argentino.

La falta de lluvias
Explicó: "Las lluvias que se precipitan sobre toda Sudamérica tienen su origen en la evaporación de las aguas de los océanos Pacífico y Atlántico y en ese punto es que tienen mucha influencia los fenómenos que se conocen como el de El Niño y La Niña".

Detalló que "la actual sequía que afronta toda la región Litoral Argentina, Paraguay y el Sur de Brasil tiene que ver con que las aguas superficiales del océano Pacífico tienen uno o dos grados por debajo de su temperatura promedio, eso genera una menor evaporación y por lo tanto los vientos alisios, que son los que acercan la humedad al continente, traen menos agua y menos lluvias".

Consultado por época que en el Norte de Brasil en estos momentos hay inundaciones respondió: "El fenómeno de La Niña provoca mayores lluvias en el Norte de Sudamérica y sequía en el Sur de Sudamérica, por eso para Colombia, Venezuela, y el Norte de Brasil provoca mucha precipitación y para nosotros casi nada".

Agregó que "con el fenómeno de El Niño ocurre lo contrario, como las temperaturas superficiales del océano pacífico se calientan uno o dos grados por encima de su promedio, se produce mucha evaporación y eso se traduce en los excesos de lluvias", como ejemplo las grandes inundaciones de 1983, 1992, entre otras.

El cronista consultó si en Argentina contamos con antecedentes de otras sequías tan prolongadas y respondió que "hay varios registros de ocurrencia del fenómeno de La Niña", al tiempo que aclaró que "pero no de la duración que tiene este fenómeno que ya lleva tres años con las consecuencias que estamos viendo con los incendios en gran parte de la provincia y los daños registrados".

También informó que los estudios y pronósticos que hace la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (National Oceanic and Atmospheric Administration-NOAA) de Estados Unidos indican que las actuales condiciones de temperatura por debajo del promedio en el Pacifico se van a mantener hasta abril o mayo, por lo que el fenómeno de La Niña seguirá influenciando el clima de la región.

Fuego Espontáneo
Consultado sobre cuánta verdad hay sobre la intencionalidad en el inicio del fuego no la descartó, aunque la adjudicó también a una práctica cultural de quemar lo que se considera basura, como parte de la limpieza de predios y la seca aumenta los riesgos.

Cuando se le preguntó sobre la posibilidad de inicios espontáneos de grandes incendios afirmó "yo vi un rayo encender pastizales en los Esteros del Iberá" y explicó que se debe a la "acumulación de metano entre los embalzados y pastizales que ante una chispa o fuego explota como si fuera nafta".

Detalló que eso "asociado a las condiciones actuales de sequía, que los bomberos llaman la ley de "los tres teinta", y explicó "se refieren a temperaturas mayores a 30 grados; humedad por debajo del 30 por ciento y vientos de 30 kilómetros por hora. En esas condiciones iniciar cualquier quema puede derivar en una catástrofe y es lo que estamos padeciendo".

Prevención
Respecto a la prevención de los siniestros indicó que "no hay infraestructura para afrontar hechos como esto, faltan torres de vigilancia para detectar tempranamente el fuego y no la suficiente cantidad de personas entrenadas en la prevención y el combate".

Explicó que sí hay empresas en las cuales se tienen programas de prevención, control y extinción de fuegos, "por eso la superficie quemada de bosques implantados es menor a la de los pastizales y monte nativo".

Resiliencia del ecosistema
En su carácter de científico también ofreció un mensaje alentador al destacar que "los humedales y su biodiversidad tienen una alta resiliencia que es la capacidad de retomar el equilibrio luego de disturbios como lo son los incendios provocados y también los espontáneos".

Agregó que en su evolución durante millones de años los animales lograron crear "una inteligencia que les permite adaptarse a los cambios, siempre y cuando haya porciones de hábitat donde puedan encontrar refugio y comida pueden seguir con la vida salvaje, una vez que terminen los incendios".

 

5e5be1513c666_900El gobernador Valdés contó que habló con el Presidente, quien "se puso a disposición"




Te puede interesar