Alberto Fernández y Cristina Kirchner, juntos en Casa Rosada presenta la ley de “Fomento al Desarrollo Agroindustrial”

Política 30 de septiembre de 2021
El presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner encabezan, en el Museo del Bicentenario de la Casa Rosada, la presentación del proyecto de ley de “Fomento al Desarrollo Agroindustrial”.

El acto coincidió con la jornada de relanzamiento de las campañas electorales, por lo que será una suerte de primer paso de la carrera del Frente de Todos con miras a las elecciones generales del próximo 14 de noviembre.


conferencia_rosada

El presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner encabezan, en el Museo del Bicentenario de la Casa Rosada, la presentación del proyecto de ley de “Fomento al Desarrollo Agroindustrial”. El acto coincidió con la jornada de relanzamiento de las campañas electorales, por lo que será una suerte de primer paso de la carrera del Frente de Todos con miras a las elecciones generales del próximo 14 de noviembre.

El jefe de Estado consideró que el proyecto de ley, que pretende agregar valor a los productos del agro para crear empleos y promover inversiones, fue consensuada con 60 entidades agropecuarias y en el seno del Consejo Agroindustrial. "La ley reivindica la cultura del encuentro, una mesa común donde sentarnos a construir las políticas que hacen falta para que la Argentina sea el país que merecemos vivir", agregó.

El Presidente reivindicó también la "cultura del diálogo" construida en este proyecto de ley como en los recientes proyectos de "compre argentino" y la Ley de Hidrocarburos. Además, el mandatario indicó que "esta ley tiene una característica que respeta una triple ecología: la ecología ambiental. Es una ley que lo que más le interesa es que la Argentina produzca alimentos de calidad. No es lo mismo comer que alimentarse".

En ese sentido, Fernández indicó que la ley también tiene "ecología económica" al comprender que se busca que "la inversión más el trabajo desarrollo la producción y las exportaciones". "Necesitamos exportar para que las divisas ingresen al país, máxime cuando cargamos con una deuda tan enorme como la que nos han dejado", resaltó.

A su vez, Fernández habló de una "ecología social" al referirse a que la norma promete "más trabajo y trabajo de mayor calidad". Sin embargo, aclaró que este proyecto deja aún un aspecto sin resolver: la agricultura familiar. En esa línea deslizó que se trabaja en una redistribución de tierras fiscales, con incentivos para pequeños productores, y anticipó ese proyecto que se financiará con 500 millones de dólares del Banco Mundial.

"La producción se tiene que amplificar"
El jefe de Estado destacó que la norma "estimula sobre lo nuevo que se produce", al considerar que la norma permitirá desconcentrar la producción de alimentos: "Tenemos la necesidad y la obligación de redistribuir para que la producción se amplifique y no quedemos en manos de monopolios o oligopolios".

"Estamos terminando con una disputa de años", sostuvo Fernández y caracterizó: "Primero fue la disputa entre el campo y la industria, y ahora es la disputa entre la industria y la tecnología. Y, en verdad, no son términos o conceptos en disputa, son complementario. No estamos eligiendo a la industria sobre el campo, o la tecnología sobre la industria y sobre el campo. Queremos un campo con más tecnología y con más producción. Una tecnología que produzca mejores alimentos, alimentos que se industrialicen".

De la campaña casi no hizo mención. Al final de su discurso, volvió a insistir con "evitar discusiones". "Quiero que podamos construir entre todos, porque es hora, y porque la pandemia alguna enseñaza nos tiene que haber dejado. El país que le diga sí al productor agropecuario, al que produce en una industria, al desarrollo de la ciencia y tecnología, a los que trabajan. El país que le diga no a la división para seguir parados en el mismo lugar. Los convoco a decir "sí", hagamos la Argentina que nos merecemos".

Julián Domínguez
El flamante ministro de Agroindustria, Julián Domínguez, había sido el primero en tomar la palabra. Domínguez comparó la Ley de "Fomento al Desarrollo Agroindustrial" con el Primer Plan Quinquenal del presidente Juan Domingo Perón y pidió renombrar el proyecto como "Agrobioindustrial". "Hace 10 años definíamos que el mundo y los nuevos mercados eran nuestro horizonte, que el Pacífico y el Brics era el marco de nuestra alianza", destacó Domínguez como parte de una ley que señaló "viene a completar un proyecto de diez años enfocado en el comercio internacional".

"Celebro que se hayan juntado todas las cadenas agroindustriales", indicó Domínguez respecto del acuerdo alcanzado con las empresas del sector y también se recordó al ex ministro Luis Basterra como impulsor de la biotecnología en la cadena comercial agroindustrial. "El Presidente nos encomendó retomar el diálogo como plataforma social para crecer", destacó el ministro de Agricultura.

"La producción agropecuaria es una parte indisoluble de nuestra identidad nacional. El trigo, el maíz y la carne son considerados bienes culturales argentinos y están en el centro de nuestras tradiciones. El presidente me ha resaltado que nuestro obligación es cuidar el interés general y la seguridad alimentaria de los argentinos", indicó Domínguez y dijo que "el sector agrobioindustrial tiene un sueño", y precisó que es "la estabilidad" para nuevas inversiones.

Fomento a la agroindustria
La iniciativa que presenta el Gobierno que propone fundamentalmente agregar valor a los productos para crear empleos y promover inversiones, incrementar las exportaciones de bienes y servicios del sector, aumentar el ingreso de divisas y alcanzar la meta de 200 millones de toneladas de producción de cereales, oleaginosas y legumbres en 2030.

Desde la Casa Rosada consignaron que se apunta a consolidar a la Argentina como líder agroalimentario y agroindustrial en un mundo que demanda cada día más alimentos y acompañar al sector para la creación de 700 mil puestos de trabajo de calidad hacia 2030, con reglas claras y de largo plazo que aseguren estabilidad y generen confianza.

También se otorgarán beneficios fiscales e impositivos para los productores y de esta forma se busca incentivar la inversión de las distintas cadenas agropecuarias. Se establecerán cinco criterios (producción, empleo, ventas, exportaciones e inversiones) para establecer las líneas base de la incrementalidad.

Te puede interesar