La CAB apartó al director de la Escuela de Árbitros por abuso de poder y acoso

Deportes 16 de septiembre de 2021
Se trata de Sebastián Moncloba, acusado por la árbitra de básquetbol Bianca Tedesco

193802-whatsapp-20image-202021-09-15-20at-2011-19-37Bianca Tedesco denunció a Moncloba el 3 de septiembre
 
La Confederación Argentina de Básquetbol apartó de sus funciones a Sebastián Moncloba, director de la Escuela Argentina de Árbitros (EAAB), como consecuencia de una denuncia por hostigamiento, abuso de poder y acoso que formuló la árbitra Bianca Tedesco. La confirmación de la indentidad del acusado la brindó la propia víctima, que a principios de septiembre dio a conocer la situación. En ese momento, la entidad había apartado al acusado hasta que se aclarase la situación, pero su identidad no se había hecho pública. 

"Es por mí, es por todas. Por un deporte libre de violencias y discriminación", escribió Tedesco en sus redes sociales, donde publicó un comunicado en el que contó la situación judicial de Moncloba, a quien acusó de hostigamiento, abuso de poder y acoso. "El caso se encuentra en el Juzgado N°25 y la Fiscalía N°36 de CABA. Ambos dictaron una medida de resguardo hacia mi persona con la prohibición de acercamiento físico del imputado y también le prohibieron contacto por cualquier otro medio y/o forma", informó Tedesco.

La árbitra, que también es estudiante de periodismo en la Universidad Nacional de La Plata, informó que a partir de la denuncia, Moncloba no podrá trabajar en el área de designaciones de la Federación Metropolitana (FeBAMBA), la Asociación de Clubes (AdC) ni en la CAB. Además, tampoco podrá desempeñarse como árbitro de la Liga Nacional. 

El 3 de septiembre, Tedesco hizo pública su denuncia de acoso, sin dar a conocer el nombre de la persona acusada, y anunció que se alejaba de la actividad, al menos por un tiempo prudencial. En ese momento, la CAB aclaró que apartaba de sus funciones al acusado, pero tampoco dio a conocer la identidad del involucrado.

El comunicado de Tedesco
Tras haber publicado una carta en mis redes sociales el sábado 3 de septiembre, quiero contarles que la Confederación Argentina de Básquetbol activó el protocolo de violencia de género y apartó de sus funciones al señor Sebastián Norberto Moncloba hasta que la situación se resuelva. Con esta medida, el implicado no podrá trabajar en el área de designaciones de FeBAMBA, AdC ni de CAB. Además, tampoco podrá desempeñarse como árbitro de la Liga Nacional.

El caso se encuentra en el Juzgado N°25 y la Fiscalía N°36 de CABA. Ambos dictaron una medida de resguardo hacia mi persona con la prohibición de acercamiento físico del imputado y también le prohibieron contacto por cualquier otro medio y/o forma.

Es por eso que deseo agradecer, principalmente, a mis abogadas Melisa García y Paula Ojeda. Para que esto sucediera, contamos con el apoyo y la intervención inmediata de la Secretaría de Deportes Nacional, a cargo de Inés Arrondo, y con la Dirección Nacional de Políticas de Género, dirigida por Guillermina Gordoa.

Desde el momento en que decidí hacer pública mi historia hasta hoy, en estas casi dos semanas, me sentí orgullosa de haberme animado a contar mi verdad. Mi cuerpo sigue sufriendo la parte que le toca, mi cabeza sufrió mucho también por tanto hostigamiento, abuso de poder y el acoso que Sebastián ejerció sobre mi persona, aunque en realidad es en tiempo presente, porque recién estoy comenzando a sanar. De todos modos, sigo con mi tratamiento psiquiátrico, con terapia y con la contención de un montón de personas que me brindan amor y me impulsan a continuar dándole voz a mi relato.

Si bien esta denuncia es hacia una persona en particular a raíz del acoso sexual, el hostigamiento y las violencias que se ejercen también vienen por parte de quienes ayudan en las designaciones de estas organizaciones, asociaciones y federaciones. Distribuyendo de manera desigual los partidos, beneficiando a amigos y parejas, y castigando a quienes dicen algo que no es de su agrado, a quienes no están de acuerdo y a quienes los cuestionan.

Es por mi, es por todas.

Por un deporte libre de violencias y discriminación.

Te puede interesar