Trabajo Híbrido: un poco en casa, un poco en la oficina 

Tendencias 14 de agosto de 2021 Por Virginia Borrajo - ambito.com
El mal uso del modelo de trabajo virtual generó un entorno de estrés. Pero en otras organizaciones fue una modalidad valiosa para implementar lo que no se animaban.

teletrabajojpg

La época pandémica generó una revolución en el mundo del trabajo, tomando desprevenida a muchas empresas y trabajadores sobre los nuevos modelos de trabajo a distancia.


Para muchas organizaciones la pandemia instaló el trabajo virtual cómo una nueva realidad. En aquellos casos que no estaban preparados, este experimento no fue del todo exitoso, traspasando las prácticas de la preespecialidad al entorno virtual, sin comprender que esta nueva realidad nos desafiaba con lógicas distintas. Así, las agendas virtuales de trabajo replicaron las reuniones que llevaban presenciales, generando un volumen de trabajo desmedido para un entorno virtual. El mal uso del modelo de trabajo virtual generó un entorno de estrés, malestar por no poder responder adecuadamente a los requerimientos del trabajo y en muchos casos impacto severo en la salud mental de los trabajadores.

Para otras organizaciones fue una modalidad valiosa para implementar lo que no se animaban y comprendieron que el trabajo remoto requiere sincronizar los equipos, construir un liderazgo basado en la confianza y gestionar por objetivos no por horas. Construyendo así un entorno de bienestar que se empieza a instalar fuertemente en las organizaciones como un requisito para sostener la seguridad psicológica de los empleados, aspecto que siempre estuvo oculto pero que sin dudas tomará protagonismo en este 2021, ya que será la plataforma necesaria para sostener la capacidad de trabajo y la productividad organizacional.

 
teletrabajo-onlinejpgPixabay

Con la llegada de la vacuna y la vuelta a clases de los niños, surgió un nuevo desafío. “La vuelta a la Oficina” comenzó a operar como una práctica inminente brindando un placebo para las organizaciones que podrían volver a contar con la presencia física de sus empleados, con la ilusión que la oficina volvería a ser lo que antes era. Así fue como frases de este tipo comenzaron a resonar en cada reunión: “Si te vacunaste, volvé”.

Sin embargo, la mala gestión de la vuelta oficina puede generar un grave efecto rebote en los niveles de compromiso de los empleados, quebrando contratos psicológicos con sus empleados. Durante el tiempo de pandemia, muchas personas lograron aprender a trabajar en forma virtual e inclusive ven que la vuelta a la oficina todos los días sería un retroceso. Una encuesta reciente de McKinsey revela en relación a este tema que el 40 por ciento de los trabajadores en todo el mundo están considerando dejar a sus empleadores actuales para finales de año.

Ante la alerta que la mala gestión de la vuelta a la oficina operé rompiendo el compromiso de los empleados con su trabajo y la empresa, les dejo algunas sugerencias a la hora de implementar el esquema de trabajo híbrido. Entendamos el trabajo híbrido como un experimento organizacional para reinstalar una nueva forma de trabajo donde el trabajador estaría algunos días trabajando desde la oficina y otros desde su casa. De esta manera se podría capitalizar los aprendizajes del trabajo virtual y unir lazos desde la preespecialidad.


  • Los Líderes como agentes de cambio: Los líderes son la figura clave para administrar correctamente el trabajo híbrido, ellos operan construyendo las conversaciones mas significativas con los empleados, y tienen el termómetro de salud de cada equipo. Es importante promover un modelo de liderazgo basado en la confianza y en el interés real por el bienestar de las personas. Si los líderes no creen en un modelo híbrido, ese modelo no va a funcionar, ellos deben ser los primeros agentes de cambio.


  • Las personas en el centro: Diseñar experiencias organizacionales considerando a los empleados en primer lugar es poder pensar empáticamente. ¿Qué trabajo se hace mejor en persona que virtualmente, y viceversa? ¿Cómo funcionarán mejor las reuniones? ¿Deberían los equipos reunirse físicamente en un solo lugar mientras abordan un proyecto y, en caso afirmativo, con qué frecuencia? Proponemos Identificar por naturaleza de trabajo y por interés personal un esquema de tareas que se pueden hacer remoto y que tareas es necesario hacer en la oficina. Si queremos construir un entorno de salud hay que darle palabra la las personas, escucharlas y luego diseñar la política de trabajo interna.


  • El trabajo híbrido es un experimento: Nada de lo que hicimos antes organizacionalmente nos va dar previsibilidad del éxito o no del trabajo híbrido. El desafío es experimentar un modelo para cada cultura organizacional, evaluarlo, iterarlo y mejorarlo. Es por eso que la agilidad y la adaptabilidad serán dos competencias claves.

Es importante comprender el trabajo híbrido como el principio evolutivo de una nueva era, que deje PRECEDENTES en el mundo del trabajo y que finalmente nos permita comprender que la gente no trabaja más si se los controla, trabaja mejor si se los RESPETA.

Co-Founder Estudio Locht.

Te puede interesar