“Mi hija era una chica sana, el virus la destruyó”

COVID-19 06 de julio de 2021
Karina Ayala es la mamá de Naim Soledad, la joven de 16 años que falleció por las secuelas del COVID-19. En un duro y conmovedor relato, pidió más conciencia a los jóvenes respecto del virus. Agradeció al personal de Campaña por los esfuerzos hasta el último momento.

KARINA-AYALA-384x361LA JOVEN ESTUVO EN EL HOSPITAL DE CAMPAÑA Y TRAS NEGATIVIZAR, FUE TRASLADADA AL LLANO. LUCHÓ PERO NO LOGRÓ SUPERAR LAS SECUELAS DEL COVID19.

Naim Soledad tenía 16 años y murió por secuelas del COVID-19. La joven había negativizado la enfermedad y fue derivada a del Hospital de Campaña a Terapia Intensiva del hospital Llano donde están los pacientes con post COVID. Las secuelas la afectaron gravemente y ayer se produjo su fallecimiento. Su madre, Karina Ayala con un nudo en el corazón, la voz quebrada y el dolor de la pérdida inimaginable, habló con La Dos donde relató el proceso por el que pasó su hija, una adolescente sana y sin enfermedades previas.

En su mensaje remarcó “que se cuiden los jóvenes, los adultos”. Allí relató “mi hija estuvo internada en el Hospital de Campaña hasta el martes de la semana pasada, de ahí la pasaron al Llano”, ya que la joven había negativizado el virus.

“Ella el 7 de junio dio positivo. A los cuatro días ingreso al Hospital de Campaña porque tenía mucha tos seca, mucha fiebre entonces el papá la llevó para control y le dijeron que la deje nomás porque estaba haciendo una neumonía”, relató sobre el ingreso de la joven. “Allí quedó en el Campaña. Ese día ella se despidió mucho, no quería luchar”, sostuvo con la voz quebrada Karina. “La doctora nos habló de que debíamos hablarle y decirle que luche porque no quería comer. Le mandábamos mensajes, por redes sociales”. “Ella ya tenía afectado el pulmón. Estaba con oxígeno. Su papá iba todos los días y no la pudo sacar”, dijo con dolor.

dsfdsf EL MENSAJE QUE KARINA COMPARTIÓ EN SU FACEBOOK TRAS LA MUERTE DE SU HIJA.

“Después entró a terapia (en el Hospital Llano) y la doctor nos decía que no hay tratamiento para menores de 18 años. No le podían colocar plasma, no podían medicarle como una persona adulta”.

“Yo no entiendo. Los chicos salen, toman tereré, no tienen miedo del contagio, no piensan en el dolor de un padre. Ella nunca había tenido enfermedades. Era una chica sana. Era una buena chica, sonriente, que se llevaba bien con todos. No tenía ninguna enfermedad previa”, reiteró.

“Una sola vez pude ingresar a verla en el Hospital de Campaña, pero ella estaba dormida pero me podía escuchar, con la cabecita, con la mano podía reaccionar”, sostuvo.

“Tuvo complicaciones, esperaron 48 horas para frenarlo. La pasaron al Llano y la doctora nos dijo que estaba muy delicada y que había que esperar un milagro”, contó.

Sobre lo que le dijeron los médicos, Karina señaló “hay que esperar, esperar, que estaba muy delicada, que ya no avanzaba más. Estaba igual de cuándo le pasaron del Hospital de Campaña al Llano”. “El virus destruyó sus pulmones y su corazón. Luchó hasta lo último pero no pudo salir”, describió con crudeza.

Karina reconoció el trabajo de los profesionales del Hospital de Campaña. “Agradezco a los médicos, enfermeras, ellos lucharon, no podían hacer mucho”, dijo quebrada.

Te puede interesar