Crimen del contador: pedirán agravar la acusación para el único detenido

Sociedad 09 de junio de 2021
Actualmente la carátula de la causa es “homicidio simple”, pero solicitarán que se incorporen los agravantes por ensañamiento y alevosía. Brian Alejandro Zábalo, de 29 años, fue asesinado de 30 puñaladas en marzo de este año. Por el caso permanece preso su amigo, Ramiro Benítez.
1623209520268
Víctima. El contador Zábalo fue asesinado el 6 de marzo.

Avanza la investigación por el salvaje asesinato del contador Brian Alejandro Zábalo, de 29 años, ocurrido a principios de marzo en la localidad de Paso de los Libres. Por el homicidio está detenido un amigo suyo. Se trata de Ramiro Benítez, quien se abstuvo de declarar en la causa que instruye el juez de Instrucción y Correccional Nº 2, Daniel Insaurralde.

El abogado querellante Sebastián Pardo consideró que “existen abrumadoras pruebas que responsabilizan al imputado”.

“Estamos en proceso de avance frente a un caso que está prácticamente resuelto, y por eso hemos pedido que se incorpore una serie de pruebas, ya que creemos que existen abrumadoras pruebas que responsabilizan al imputado, por ejemplo, el celular de la víctima en manos de Benítez, como así también ropa ensangrentada encontrada en el domicilio de este último, el arma homicida, sumado a otros elementos incriminatorios”, explicó al portal de noticias Confirmado.

Entre las pruebas que pedirán que se incorporen al expediente, mencionó las muestras de ADN tanto de la víctima como del victimario.

Consultado sobre la situación procesal del acusado, el letrado expresó que “está con prisión preventiva por seis meses, según lo dispuesto por el juez, de los cuales ya se cumplieron cuatro. Actualmente la carátula es homicidio simple, pero nosotros pediremos los agravantes por ensañamiento y alevosía, y en eso esperamos coincidir con la Fiscalía que lleva adelante la investigación”, y añadió: “La alevosía consideramos que le cabe, por las treinta puñaladas que le asestó y, no conforme con ello, lo pisó con el auto; en tanto, la alevosía es por la trampa engañosa que le tendió para provocar el encuentro”.

“Para que la gente lo comprenda, no solo se trataría de un mero cambio de calificación legal, sino también implicaría una pena más alta; por homicidio simple la pena es de 8 a 25 años, mientras que por la alevosía y el ensañamiento podría caberle prisión o reclusión perpetua”, puntualizó el querellante.

Acerca del móvil del horrendo asesinato, dijo: “Tenemos una hipótesis, pero por ahora no queremos adelantar nada, por eso solicitamos que declaren sus empleadores y compañeros de trabajo, para establecer qué pasó realmente ahí”.

Por otra parte, Pardo indicó que las pericias psicológicas y psiquiátricas se encuentran todavía bajo secreto de sumario, pero se animó a opinar acerca de la impresión que le causó el acusado en la primera audiencia en la que se negó a declarar. En ese sentido subrayó: “Vi una persona absolutamente fría y con rasgos de psicópata; Benítez es una persona que está en sus cabales, comprende lo que hace y la criminalidad de sus actos”, y agregó: “No tuvo una muestra de arrepentimiento, ni siquiera de haberle manifestado su pesar a los padres de la víctima que se encontraban presentes en la sala de audiencia”.

Acerca del juicio oral, el representante legal de la familia mostró su confianza: “Nosotros creemos que la causa podría elevarse a juicio a fin de año, pese a esta situación de pandemia que estamos atravesando y que retrasa todo un poco”.

Te puede interesar