Las industrias del conocimiento y su potencialidad exportadora

Tecno - Ciencia 04 de junio de 2021 Por Fabio José Quetglas - ambito.com
En la Argentina, la industria del conocimiento generó u$s 6.200 millones de exportaciones durante 2019. Es uno de los tres sectores que más exportan, junto a las automotrices y el campo.

softwarejpgPixabay
 
En la Argentina, la industria del conocimiento generó 6.200 millones de dólares de exportaciones durante 2019 y es uno de los tres sectores que más exportan, junto a las automotrices y el campo. En poco más de una década, del 2005 al 2018, las empresas relacionadas a la tecnología, el software, los videojuegos y las aplicaciones crecieron en su penetración internacional casi un 200%.
A diferencia de otros sectores, más del 60 % de los ingresos de las empresas del conocimiento se invierten en salarios.

Se trata de un sector que genera empleo de calidad, registrado, de ingresos medios/ altos y con una proyección global natural que abre aún más las posibilidades de crecimiento e inversiones.

Además de su “valor en sí”, las industrias del conocimiento transfieren competitividad al resto de la economía, fundamental para que prosperen pymes de otros rubros como las alimenticias y textiles, entre otras. Si la economía tradicional no incorpora masivamente soluciones “conocimiento intensivo” irá perdiendo terreno frente a ofertas que si lo hagan.

La pandemia aceleró aún más la creación de nuevos productos y servicios relacionados a la tecnología por la necesidad de las empresas, organizaciones y personas de hacer todo a distancia. Argentina no solo tiene soja, maíz, carne, vino y turismo, también tiene cerebros capaces de generar riqueza para el siglo XXI. Nuestros recursos humanos de la industria son valorados en el mundo por su talento y capacidad, al punto que una parte de los y las estudiantes no terminan el ciclo universitario debido a las búsquedas laborales de las compañías, que ofrecen salarios tentadores y otras recompensas.

La economía del conocimiento funciona como una ecología organizacional donde las pequeñas empresas le facturan a las medianas y grandes y, por lo tanto, su éxito depende del éxito de otras. Días atrás, el gobierno nacional anunció que destinará $120 millones para financiar emprendimientos de empresas chicas y medianas, alcanzadas por el régimen de promoción de la economía del conocimiento.

En ese sentido, quien escribe presentó en mayo un proyecto en la Cámara de Diputados, para incentivar las exportaciones del sector a través de un bono fiscal para las empresas que incrementen sus ventas al exterior por encima de un 15% interanual. La propuesta legislativa busca acompañar e impulsar los planes del sector y su potencialidad exportadora. El incentivo fiscal podrá ser utilizado para cancelar tributos nacionales.

Debemos realizar una promoción más intensa de la industria del conocimiento, porque hay muchos países corriendo una carrera en ese sentido. Tenemos la obligación estratégica como Estado de apoyar a un sector que mostró músculo y tenacidad para desarrollarse y capacidad intelectual para destacarse a pesar de todas las dificultades que atraviesa desde hace largos años nuestra economía.

Los problemas de empleo, agregación de valor, federalismo, sostenibilidad y restricciones externas, entre otras dificultades, se resolverían con una economía del conocimiento tres veces más grande. Esto sería posible en Argentina. Contamos con el know how de las empresas; tenemos un recorrido hecho, prestigio internacional y hemos abierto mercados.

El avance de las sociedades, el desarrollo y las tecnologías imponen que actividades están destinadas a perseverar y cuáles a decaer. Reguemos la planta que tiene más posibilidades de crecer y de darnos mayor cohesión social y prosperidad en el futuro. Nuestro país tiene una oportunidad única en la industria del conocimiento, para incrementar las exportaciones en base a la educación, el talento y la capacidad para innovar de nuestros hombres y mujeres.

(*) Abogado (UBA) y Magister en Gestión de Ciudades (Universidad de Barcelona), y en Desarrollo Local (Universidad de Bologna). Es diputado Nacional por la Provincia de Buenos Aires por la Unión Cívica Radical en JxC.

Te puede interesar