Juzgarán a un joven por matar de un piedrazo en la cabeza a un menor

Sociedad 26 de mayo de 2021
El hecho ocurrió el 13 de octubre de 2019. Jadir Gómez, de 14 años, fue herido de muerte cuando se desplazaba en una motocicleta en cercanías de un boliche. El único imputado de la causa tenía entonces 16 años.
1622000869903

Elevarán a juicio la causa donde se investiga la muerte de Jadir Gómez, de 14 años, que en octubre de 2019 fue herido de un piedrazo en la cabeza y al día siguiente falleció en el hospital de Paso de los Libres. 

El principal sospechoso de arrojar la piedra, que impactó certeramente en la cabeza de Jadir Gómez, es menor de edad (14 años al momento del hecho) y por consiguiente es inimputable. Su acompañante es el único imputado, ya que es menor responsable (16 años) y fue quien arrojó el botellazo a Gómez, pero el objeto no impactó sobre el cuerpo de la víctima. 

La causa ya está para ser elevada a juicio, pero solo comparecerá ante el tribunal el menor responsable en carácter de imputado, y podría hacerlo solamente por el delito de “daños”. Las calificaciones legales variaron desde el inicio de las actuaciones policiales, pasando de supuestas “lesiones graves” a “homicidio simple”.

El hecho sucedió el 13 de octubre del 2019 en horas de la madrugada, momentos en que Jadir Gómez se encontraba circulando en su moto (sin casco), en cercanías de la zona de Casa Pan y el boliche Loop; por circunstancias que se tratan de establecer, el menor fue agredido con un piedrazo en la zona de la cabeza; este primeramente no le dio importancia y se fue a su domicilio, pero una vez allí, se empezó a descompensar, motivo por el cual su hermana lo trasladó al Hospital San José para que fuera atendido, siendo internado en la sala de terapia intensiva. Al día siguiente falleció.

Según el informe médico policial, el adolescente presentaba “traumatismo de cráneo” en la región izquierda de la cabeza.

Según publica el sitio de noticias Confirmado, la hermana de Jadir, Aileen Gómez, testimonió en sede judicial y sostuvo que ella quedó a cargo de sus hermanos, ya que su madre había viajado a Curuzú Cuatiá. Dijo que “aparentemente mi hermano aprovechó que yo me durmiera para escaparse con la moto de mamá, yéndose para el lado de los boliches”, y añadió que al regresar Jadir esa mañana, cerca de las 7:30, “escucho que mi hermano se estaba quejando de dolor, me desperté y lo encontré llorando, le pregunté qué le había pasado y me dijo que se había escapado, y que cerca del boliche, le tiraron una piedra; le miro en la parte de atrás de la cabeza y era una herida chiquita”. Luego relató que buscó a su hermano mayor para poder llevarlo a Jadir al hospital, donde lo internaron de gravedad en emergencias.

La madre de la víctima, Claudia Gómez, testificó en tribunales y ratificó lo dicho por su hija Aileen, acerca de la situación en la que encontró a Jadir al regresar a su domicilio. Como aporte a la investigación, indicó: “Lo que sí puedo decir es que mi hijo ya hace un tiempo que venía teniendo problemas con unos chicos de la zona de la terminal, pero no puedo acusar a nadie porque ese día no estaba en la ciudad”.

Esto coincide con la hipótesis policial al inicio de la investigación, que planteaba una conexión entre la víctima y los victimarios, a partir de una historia de asuntos pendientes y rencillas entre ellos.

Dos testigos fueron claves para dar con los sospechosos, uno que asistió a Jadir cuando recibió el piedrazo, y otro que observó los hechos e identificó a los presuntos agresores.

Te puede interesar