Los secretos de los deportistas de elite que consiguen extender sus carreras

Deportes 14 de febrero de 2021 Por Ariel Greco - pag12
De Brady a Federer, los astros que resisten al paso del tiempo

140942-brady_0Tom Brady, ganador a los 43 años, de su séptimo Super Bowl.   
Imagen: AFP


"La edad es sólo un número". Con esa frase, Roger Federer saludó a Tom Brady después de que el astro estadounidense lograra su séptimo anillo del Super Bowl a los 43 años, pero bien podría ser un mensaje para sí mismo: a los 39 y después de 13 meses sin jugar, el crack suizo ultima los detalles para su regreso a las canchas tras dos operaciones de rodilla. Pero sobre todo, también es una declaración que engloba cada vez más a deportistas de primera línea que extienden sus exitosas carreras a una edad en la que sus antecesores, no hace mucho tiempo, ya comenzaban a gozar (o sufrir) del retiro.

La alimentación saludable, los cuidados físicos, la regulación de los tiempos de descanso, la tecnología para tratar y curar lesiones, los entrenamientos personalizados y el hambre de superación parecen conjugarse para que muchísimos atletas de elites de diferentes disciplinas puedan extender sus carreras y mantenerse en la cima pese al inexorable paso del tiempo. A nombres como Brady o Federer se les podrían sumar astros como Zlatan Ibrahimovic, uno de los goleadores de la Serie A italiana a sus 39 años; Serena Williams, número 11 del ranking de la WTA y en busca de su vigésimo cuarto Grand Slam también a los 39; o Manny Pacquiao, que a los 42 anunció que ya está planeando su próximo combate mundialista. Entre los argentinos, Luis Scola, próximo a cumplir 41 en abril, y Sergio Maravilla Martínez, en busca de una nueva chance por el título del mundo a los 45, parecen ser los abanderados de la moda de los veteranos que estiran el apogeo de sus trayectorias.

 
La consagración de Brady con Tampa Bay Buccaneers sirvió para que se volviera a hablar de Método TB12, el programa que el mariscal de campo lleva adelante en su vida, que incluye alimentación, sistema de entrenamientos y otras variables que el propio jugador considera fundamental para alargar su carrera y mantener su vigencia en la NFL. Desde tomar 25 vasos de agua por día hasta dormir con un pijama especial que le entrega datos para optimizar su descanso, Brady sigue al pie de la letra el método que desarrolló Alex Guerrero, el gurú en nutrición que le cambió su forma de pensar en 2017 y con el que escribió un libro y publicó un documental para mostrar las bondades del programa. 

Su entrenamiento también tiene sus peculiaridades, con trabajos diarios con cintas elásticas como elemento principal y la ausencia total de pesas, porque según su preparador generan un esfuerzo adicional a las articulaciones, que pueden provocar lesiones. Las cintas, por el contrario, mantienen sus músculos estirados y relajados, lo que también previene lesiones, algo clave para mantener la motivación cerca de los 40. Como complemento, los ejercicios de relajación y de meditación sirven también para entrenar la mente.

 
"Hay tres pilares que yo siempre nombro: lo físico, lo emocional y lo nutricional", dice Paulo Maccari, primo de Emanuel Ginóbili y, sobre todo, su fisioteraupeta de confianza, clave para que el bahiense extendiera su carrera más allá de los 40 años. "El sistema nervioso y lo emocional es determinante para las lesiones, para mantener un sistema visceral que no esté inflamado de forma crónica, pero no solamente se inflama porque yo me alimento mal, meto azúcares o tomo Coca Cola, sino porque emocionalmente no estoy bien", explicó Maccari en una entrevista con Enganche. 


La alimentación, con un chef personal que lo sigue a todos los clubes donde juega, y un exigente entrenamiento, que incluye sesiones especiales de taekwondo, son las claves para que Ibrahimovic mantenga los mismos estándares de rendimiento que hace una década y comande al Milan al liderato de la Serie A por primera vez en diez años. Y más allá de los métodos elegidos, en términos generales hay coincidencia con las circunstancias que rodean a Cristiano Ronaldo y LeBron James, dos astros que siguen dominando sus deportes desde lo físico, a pesar de que ya cumplieron 36 años, una edad en la que hasta hace un tiempo ya debían estar retirados o, de mínima, ser considerados veteranos en el ocaso de su carrera. "Fue muy inspirador, pero son dos deportes diferentes y dos posiciones diferentes a la hora de afrontar el retiro", dijo James sobre el logro de Brady, aunque no prometió estirar tanto su carrera. "No sé cuánto más voy a estar jugando a este deporte. No sé cuánto más voy a ser capaz de dar a este juego. Ya veremos lo que pasa", añadió el astro de Lakers, que tendrá 39 años cuando termine su contrato en 2023.

 
La ecuación inversa parece ser el caso de Neymar, que esta semana sumó una nueva lesión muscular y corre riesgo de perderse toda la eliminatoria ante el Barcelona por la Champions League. "La trampa de cristal", tituló el diario deportivo francés L'Equipe, en un artículo en el que enumeró las sucesivas lesiones que sufrió el astro brasileño y en el que contó las polémicas que surgieron en el PSG porque el jugador, a los 29 años, no se enfoca en sus descansos, alimentación, hidratación y otros factores que podrían evitarle dolencias.

EuCuCiaXMAEtHV8El deporte argentino también cuenta con sus deportistas longevos en el más alto nivel. A los 40 años y mientras se prepara para completar sus quintos Juegos Olímpicos, Luis Scola brilla en la Liga italiana con el Varese. Con 20,5 puntos por partido, el capitán de la Selección Argentina de básquetbol es el goleador del torneo, en una fecha en la que, según sus propios planes, ya estaría retirado hace seis meses si no se hubiese dado la pandemia de coronavirus. El secreto también es un cuidado personal al detalle, con entrenamientos personalizados y hasta buscando una evolución en su juego acorde a la vitalidad de su cuerpo y sus piernas. 

Antes del Mundial de China en 2019, se preparó en su campo de Castelli con el preparador Mariano Sánchez, el hijo del Huevo Oscar Sánchez, en busca de optimizar sus virtudes y disimular la merma física tras dos décadas de carrera de alta exigencia. El resultado fue integrar el quinteto ideal del torneo. "Hay que mostrarles sus debilidades y también sus nuevas posibilidades. Scola logró velocidad, agilidad y técnicas para crear espacios y no chocar tanto, también para resolver de frente al aro y evitar los robos", explicó Sánchez sobre los fundamentos del trabajo que hicieron juntos.

Tras un retiro de seis años, Maravilla Martínez regresó a boxear a los 45 años con un objetivo claro, volver a ser campeón del mundo. Con dos combates ya ganados y la idea de otros dos para completar el camino, espera una nueva oportunidad para pelear por el cinturón. "Hacer una pelea en abril, otra entre junio y agosto, ganar las dos y ver dónde estoy parado. Lo más importante es sentir que me he ganado la chance", aseguró el mes pasado, en medio de su rutina de entrenamiento.

Y los nombres siguen. A los 46 años, Adolfo Cambiaso sigue siendo el rey del polo y de Palermo, donde ya celebró 17 títulos del Abierto Argentino y acumula 39 campeonatos de la Triple Corona. Y ni hablar de Santiago Lange, que a los 59 años y después de haber superado un cáncer, irá a Tokio, junto a Cecilia Carranza Saroli, en busca de una nueva medalla olímpica, después del oro que logró hace cuatro años en Río de Janeiro. Total, como pasa cada vez más con otras estrellas del deporte mundial, el tiempo para ellos parece que no transcurriera.

Te puede interesar