Precios sin control en las góndolas, con aumentos de un 20% y hasta 50%

Economía 11 de febrero de 2021
La yerba y el aceite son dos de los artículos que más aumentaron en los últimos diez días. También hay faltantes y góndolas vacías. Ir al supermercado es en­contrarse con una sorpresa, y no precisamente grata, cada vez que se va a comprar alimentos, en particular los artículos de primera nece­sidad.

yerba

En Corrientes resulta lla­mativo que en los locales de las cadenas comerciales de nivel internacional, regional y local, minorista y mayo­rista, se advierte la misma situación, la mercadería está remarcada de una semana a la otra y tales aumentos ron­dan entre 20 y hasta un 50 por ciento.

Inclusive, en una firma de supermercados corren­tina reconocieron extraofi­cialmente a NORTE de Co­rrientes, que esta semana los proveedores comenza­ron a descargar mercadería con precios que tienen un 20 por ciento de aumento. “Tal como está la situación, se está evaluando trasladar ese incremento a los precios fi­nales de los productos”, dijo la responsable de uno de los locales a este diario.

Uno de los artículos ali­menticios que más subió fue el aceite.

Hace 10 días una botella de litro de aceite de girasol de una tercera marca cos­taba 94 pesos, una semana después el mismo artícu­lo había aumentado a 127 pesos, y el martes último sufrió una remarcación im­portante y se encontraba a 212 pesos.

En el caso de una primera marca, como aceite Natu­ra, los precios están mucho más caros. Una botella 1 1/2 litro está a 329 pesos y a 649 pesos la de 3 litros. Claro que en los supermercados ma­yoristas se pueden encon­trar “ofertas” a 183,16 pesos la botella de 1 litro, pero lle­vando tres; sino el precio por unidad es de 203,51 pesos.

Con el aceite también hay inconvenientes con faltan­tes; en algunos lugares limi­tan la venta a no más de dos unidades o directamente se pueden llegar a encontrar las góndolas vacías.

Esta variación importante en los precios de los aceites y su provisión estuvo con­dicionada a un acuerdo que se oficializó ayer entre la Cámara de la Industria Acei­tera de la Argentina con el Gobierno nacional para ga­rantizar el abastecimiento de aceite comestible a pre­cios accesibles en el merca­do interno.

El acuerdo establece que en los próximos 15 días hábiles los diferentes par­ticipantes de la cadena de comercio de la industria aceitera constituirán un fi­deicomiso privado, que no demandará ninguna eroga­ción estatal. El precio base de aceites envasados se ajus­tará de acuerdo a los por­centajes de aumento per­mitidos por la Secretaría de Comercio Interior para cada período durante la vigencia del fideicomiso. Según ex­plicaron este fideicomiso se conforma con el objetivo de sostener en el mercado in­terno un precio accesible de los aceites envasados para los consumidores, así como su pleno abastecimiento.

YERBA MATE

Otro de los artículos que más se consumen es la yer­ba mate, que también en las últimas semanas ha sufrido remarcaciones importan­tes. Así, el paquete de kilo de yerba estaba a 290 pe­sos a principios de febrero, mientras que ayer se encon­traba en 357 pesos. Pero los valores también varían por marca. Por ejemplo, la yer­ba Playadito, una de las más consumidas en Corrientes y fabricada en esta misma provincia, estaba a fines de enero a 315 pesos el paquete de un kilo, y esta semana no se consigue por me­nos de 393 pesos. En el caso de la yerba Amanda, el kilo en un supermercado de cadena corren­tina se consigue a 425,16 pesos.

En el caso de la yerba tam­bién los precios están in­fluenciados por situaciones vinculadas a su producción. De hecho, ayer se reunieron los miembros del Instituto Nacional de la Yerba Mate (Inym), en el que Corrientes tiene su representante, para acordar el nuevo precio que se pagará por la hoja verde y la canchada de la yerba mate.

Esteban Freidlmeier, el re­presentante correntino en el Inym, explicó que el incre­mento del precio de la yerba que se registra en góndolas “tiene que ver con la suba de la materia prima y eso aún no se termina de pagar por los consumidores. Teniendo en cuenta ese aumento, el kilo debería estar por enci­ma de los 400 pesos”, reco­noció.

De todos modos, más allá de los acuerdos de precios en los sectores productivos e industriales, estos incre­mentos en artículos que son de primera necesidad en el consumo, significan un gol­pe importante al bolsillo de los consumidores.s

Te puede interesar