Por qué la fibra ayuda a controlar la diabetes

Salud y Bien Estar 23 de diciembre de 2020
Que los pacientes con diabetes tengan que llevar adelante una alimentación en particular, no es ninguna novedad. Y que deben seguir una dieta pobre en hidratos de carbono, tampoco.

9200_22_141549

El poder de las fibras para tratar la diabetes (Foto: Pixabay)

Sin embargo, un médico de los Estados Unidos descubrió hace poco tiempo que restringiendo los azúcares pero no los hidratos de carbono complejos presentes en chauchas, cereales y verduras, sus pacientes diabéticos mejoraron notablemente. El creador de este método fue el Dr. James W. Anderson, profesor de la Escuela de Medicina de la Universidad de Kentucky. Durante el estudio que realizó con sus pacientes, el Dr. Anderson y sus colaboradores compararon los efectos de la dieta tradicional para diabéticos con la nueva dieta rica en fibras e hidratos de carbono, en 13 pacientes diabéticos. Estos fueron los resultados:

• El promedio de azúcar en la sangre bajó de los 179 de la dieta habitual a 119 de la nueva.

• 5 de los hombres que tomaban píldoras para controlar la enfermedad cuando seguían la dieta anterior, dejaron de tomar la medicación después de unas pocas semanas.

• Los otros 8 hombres que necesitaban inyecciones de insulina con la dieta anterior, pudieron reducir las dosis e incluso, eliminarlas.

• Los niveles de colesterol mejoraron rápidamente con la dieta de Anderson, y los niveles de triglicéridos bajaron en un 15 por ciento.

Por qué funciona 
Las razones por las cuales las dietas bajas en grasas y ricas en fibras consiguen maravillas en los pacientes diabéticos, se resumen en los siguientes ítems:

• Las dietas ricas en almidones (no azúcares) ayudan al cuerpo a procesar la glucosa con mayor eficacia.

• Los alimentos ricos en fibras solubles hacen más lenta la absorción de los alimentos en la sangre. Por lo tanto, evitan las variaciones súbitas en los niveles de azúcar en la sangre.

• Quemar el azúcar es más fácil cuando la dieta es pobre en grasas, porque el cuerpo no tiene que hacer tantos esfuerzos para metabolizar las grasas. En consecuencia, tiene más tiempo para concentrarse en el procesamiento de los hidratos de carbono.

• Las dietas ricas en fibras y pobres en grasa contribuyen a la pérdida de peso, lo que a su vez disminuye la gravedad de la diabetes tipo II.

Te puede interesar