Todo el país celebra al chamamé como Patrimonio de la Humanidad

Sociedad 17 de diciembre de 2020 Por diarioepoca.com.ar
Corrientes, epicentro del reconocimiento internacional para su música, canto y danza, que además representa la identidad ancestral que se transmite a través de las generaciones. Ahora se proyecta a todo el mundo desde el Taragüí.

FOTODES3 (2)

“Una Calandria anuncia la alborada”, termina el recitado de Nuestro Canto, esa creación colectiva de Julián Zini, Fernández Rudaz e Isaco Abitbol, y esa claridad llegó ayer, al filo del mediodía, desde la Asamblea de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), que confirmó que el chamamé es Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.


Las repercusiones no se hicieron esperar. El Gobernador, que siguió de cerca las alternativas de la asamblea de la UNESCO, subió al escenario del Teatro Vera y exhibió su orgullo y satisfacción a lo que calificó como un “día histórico para Corrientes”.

“Desde Argentina, gracias a la UNESCO por elegir a nuestra música como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad”, expresó el Mandatario, y consideró un “honor que el mundo reconozca con este galardón a nuestra máxima expresión artística”. Con mucha euforia, arengó: “Chamamé: orgullo de los correntinos, ¡Patrimonio de la Humanidad!”.

Al reflexionar sobre el significado del reconocimiento, declaró “el Chamamé es lo que sentimos, lo que pensamos, lo que soñamos, lo que vemos y vivimos todos los días”, y de inmediato agradeció también al Gobierno nacional, tanto el actual como el anterior, por acompañar gestiones ante la UNESCO, y porque “el chamamé nos une y deja de lado las diferencias”.

También manifestó su valoración por el trabajo desarrollado por los técnicos del Instituto de Cultura que se encargaron de elaborar la postulación ante el organismo multinacional y “a tantos artistas, compositores y bailarines, los que están y los que se fueron, que le dan forma y color a nuestra música y que defienden nuestra cultura”.
Claro que la alegría no será completa hasta que se vuelva a poblar de sapucays el anfiteatro Cocomarola, y por ello, Valdés anunció que se hará una edición especial de la Fiesta Nacional del Chamamé cuando la situación epidemiológica lo permita, y finalizó con una arenga enfática: “¡Esto es chamamé! ¡Viva Corrientes y la nación chamamecera!”.

La alegría también acercó definiciones de dirigentes de la oposición correntina, como el diputado nacional por el Justicialismo, José “Pitín” Aragón, quien declaró: “desde el Frente de Todos sentimos un orgullo mundial porque nuestra música, nuestra danza, nuestras tradiciones y forma de ser representada en el Chamamé; fueron reconocidas a nivel internacional”.

Cuatro años
Gabriel Romero, presidente del Instituto de Cultura, quien fuera uno de los responsables de conducir los trabajos de postulación, afirmó que “esto es un logro de los correntinos y de la nación chamamecera”, y lo definió como la “culminación de una ansiada espera, con final feliz”.

“Esto es un trabajo de más de cuatro años”, remarcó Romero, para luego poner de relieve que “siempre contamos con el pleno acompañamiento del gobernador Valdés”.

Manifestó “gran orgullo” por el logro, y agregó que el reconocimiento global “nos obliga a seguir mirando hacia adelante y renovar el compromiso en la difusión del chamamé”.

Estas son las palabras de emoción, tras el logro obtenido, que no fue tarea fácil, ya que en el Instituto de Cultura se trabajó incansablemente en investigar los exigentes requisitos de la UNESCO para definir a un bien como “cultural”, y como “patrimonio de la humanidad”.

Siempre con la supervisión de los titulares del Instituto y con esfuerzo, Rosana Romero, Eduardo Sivori, Lucía Alvira y muchos otros hicieron el trabajo hormiga de reunir antecedentes y elaborar la presentación que se haría ante los organismos internacionales.

Desde el Ministerio de Coordinación, la Directora de Relaciones Internacionales, Gabriela Basualdo, hizo el trabajo de articular con la burocracia de la Cancillería nacional, tanto durante la administración del Presidente Mauricio Macri como en la actual, y articular con los técnicos del Instituto de Cultura los detalles técnicos y procedimentales para que la postulación fuera aceptada.

No todo fue alegría, ya que la primera presentación fue rechazada por cuestiones técnicas, pero se insistió y se obtuvo el resultado deseado para que ayer todo fuera celebración y festejo en el país, y especialmente en Corrientes.
El reconocimiento internacional es un logro para un género que sabe de sacrificio y del hecho de ser considerado marginal y orillero -concepción que cambió desde hace tiempo- y que ahora es de toda la humanidad en razón de que, como dice Julián Zini: “por la Sangre nos crece el chamamé de la esperanza, prendido a un sapucay, que es un saludo a un tiempo nuevo que ya se abre cancha”.

*
Beneplácito nacional

Desde ámbitos nacionales, también sumaron su beneplácito por la declaración de la UNESCO. El ministro de Educación, Nicolás  Trotta, hizo llegar sus saludos y felicitaciones a los correntinos, además del agradecimiento a la UNESCO, y declaró que el chamamé, “nacido en la querida provincia de Corrientes, ahora se proyecta al mundo para poder ser disfrutado por los ciudadanos y ciudadanas de toda la humanidad”.
También, el ministro de Cultura Tristán Bauer hizo llegar su satisfacción al expresar a través de un video:  “Para todos los que amamos el Chamamé, hoy es un día de celebración; un día de júbilo”.
“Nuestras felicitaciones a la provincia de Corrientes, al Litoral Argentino. En realidad, a la Argentina toda; porque esa música ya le pertenece a todo el país; de Norte a Sur y de Este a Oeste se escucha ese maravilloso Chamamé”, enfatizó.
“Nuestro agradecimiento a todos y a todas las que trabajaron para que esto sea posible. Y el acompañamiento del Ministerio de Cultura de la Nación, ahora y siempre, a esa gran maravilla cultural que es el Chamamé. ¡Qué viva el Chamamé!”, finalizó.

Te puede interesar