Marcha del Orgullo 2020: un festejo virtual, masivo y federal  

Sociedad 07 de noviembre de 2020 Por Lorena Bermejo - pag12
Más de 10 mil personas celebraron la diversidad

118796-whatsapp-20image-202020-11-06-20at-2020-25-56

Con carrozas virtuales y avatares, la Marcha del Orgullo pintó la Plaza de Mayo con los colores de cada noviembre, desde hace 29 años. “Es una marcha mágica, hermosa, con la sensación de libertad de sentir que uno es parte de una comunidad y de una sociedad que abraza la diversidad”, señaló a Página/12 Martin Canevaro, referente de la organización 100% Diversidad y Derechos, parte del Frente Orgullo y Lucha. Durante el evento distintas personalidades y referentes de organizaciones recordaron a Cesar Cigliutti, luchador histórico por los derechos de la comunidad LGTBIQ+ que falleció en septiembre de este año. El reclamo principal fue por la sanción de la Ley de Cupo e Inclusión Laboral Travesti Trans.

Desde las siete y media de la tarde fueron llegando les participantes a la plataforma Orgullo2020.ar, una interfaz para viajar hasta la Plaza de Mayo desde cualquier parte del país. Los avatares, pequeños círculos que contenían banderas con los colores LGTBIQ+ o dibujos de distintos personajes, tapaban la plaza como sucede cuando se toman imágenes cenitales de las marchas presenciales. De fondo, antes de la apertura, sonaba en loop el flashmob “Nuestra voz alzamos”. En 2019, las cerca de 200 mil personas que participaron de la marcha ocuparon el histórico espacio frente a la Casa Rosada, que este viernes se habitó de forma virtual pero no menos festiva: Patricia Sharon, Paz Cumelen, Cachitas Now, Dani Umpi y más artistas sonaron a través de las pantallas. Sudor Marika, la banda que viralizó el #Macriyafue previo a las elecciones presidenciales del 2019, también fue parte de la movilización. “Inclusión es reconocer la diversidad del otre como algo que viene a enriquecer a la sociedad. El orgullo propone esa perspectiva”, sostuvo Canevaro y remarcó que “es la resistencia al mandato de la vergüenza y a los roles de género impuestos”.

El documento, leído en polifonía, festejó los derechos conquistados pero también recordó los reclamos pendientes, como la ley para garantizar la inclusión y el cupo laboral para la población travesti y trans. “Hace veinte años, cuando estábamos redactando el borrador del proyecto para la unidad civil igualitaria, me parecía un sueño. Parece mentira que hoy festejemos los 10 años de la Ley de Matrimonio Igualitario, y que tengamos un decreto que apunta a la inclusión laboral de las personas travestis y trans”, opinó María Laura Olivier, secretaria de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA), y aclaró que “tenemos que seguir peleando por los nuevos desafíos. La inclusión laboral y la capacitación, son algunas deudas urgentes”.

Este año la consigna de la marcha fue “Nos cuidamos entre todes, nos sostiene nuestra comunidad”, y el Frente Orgullo y Lucha, que organizó el evento, recibió donaciones a través de la plataforma web para seguir ayudando a quienes se encuentran afectades económicamente por la pandemia. “Este año dejo al descubierto situaciones más complicadas de las que ya teníamos. Todas las personas en situación de prostitución, y también compañeres travestis y trans que hacían otros trabajos como peluquería, manicuría, se quedaron sin ingresos y necesitaron apoyo para los elementos más básicos como la alimentación”, relató Olivier. A fines de marzo, cuando comenzaba la cuarentena, fue Cigliutti quien dijo, en un grupo de chat, “hoy es juntes o juntes”, y así empezó la Red de Ciudados LGBTI+, que asistió a más de 1700 personas de todo el país que se encontraban en situación de emergencia alimentaria.

“Hay características de César que tienen que ver con en el modo en que entendió la política y particularmente nuestra política LGTB en torno a la comunidad. Fue una persona imprescindible”, señaló Alba Rueda, subsecretaria de Políticas de Diversidad, del Ministerio de Mujeres, Género y Diversidad en el video en homenaje al activista, pionero de la lucha y uno de los organizadores -junto a Carlos Jáuregui- de la primera Marcha del Orgullo en Buenos Aires, en 1992.

Uno de los beneficios de la virtualidad fue la posibilidad de una participación federal. Desde Córdoba, Martín Apaz, referente de la Liga LGBTIQ+ de las Provincias, señaló a Página/12 que “en pocas horas se pudo lograr una participación masiva, pensada desde el federalismo y desde el cuidado mutuo”. Para Apaz, el orgullo “es lucha, festejo y reivindicación”. Durante la apertura, activistas de todo el país se manifestaron y explicaron por qué participaban de la marcha. “La celebración de la diversidad es quizás la manera más atrevida que encontramos para manifestarnos y defender nuestros derechos, porque las conquistas siempre pueden ir para atrás”, advirtió Apaz y aclaró que “acá en Córdoba lo vivimos con un ataque sistemático de grupos anti derechos, como lo hicieron el 28 de junio cuando quitaron la bandera LGBT del Parque Sarmiento”.

Mientras la trasmisión en vivo ocupaba la mitad de la pantalla, la Plaza de Mayo seguía llenándose, y cerca de las nueve de la noche ya había cerca de 5.000 participantes, y aumentaban minuto a minuto. “Para mí el orgullo es luchar todos los días y apostar por la educación”, señaló durante la apertura Manu Mireles, integrante del Bachillerato Popular Mocha Celis. Les participantes, que llegaban desde diferentes provincias y países, también se manifestaron, en un chat que no dejaba de mostrar mensajes y saludos: “orgullo de que seamos quienes somos, orgullo de que todxs estemos en nuestra Plaza, unidxs y abrazándonos en nuestras diferencias”, señaló Verónica, una de las cientos de figuritas que ocupaban la plaza. Después de las 23, los asistentes superaron los 10.000.

“La marcha es el evento público más importante para la comunidad porque es apoderarnos de nuestras calles, de nuestras plazas”, señaló Canevaro y remarcó que “la celebración del orgullo es la conquista más importante que pudimos obtener, porque difícilmente podamos enfrentarnos a los demás sin tener orgullo de lo que somos”.

Texto completo del documento

29 años de ORGULLO Y LUCHA Nos cuidamos entre todes, nos sostiene nuestra comunidad. ¡LEY DE CUPO E INCLUSIÓN LABORAL TRAVESTI TRANS! ¡César Cigliutti Presente! El movimiento de la diversidad y la disidencia sexual y de género, organizaciones de la comunidad LGBTTTI+, de derechos humanos, del colectivo travesti trans, feministas, de mujeres, de jóvenes, de afrodescendientes, de pueblos originarios y un conjunto de agrupaciones políticas, sociales, sindicales, culturales, interreligiosas y educativas nos encontramos hoy en la virtualidad de nuestras casas en todo el país, para celebrar con orgullo y lucha los 29 años de aquella primera marcha de quienes vencieron el mandato de la vergüenza por ser lesbianas, gays, bisexuales, travestis, trans, intersex, putos, tortas, travas, maricas, no binaries y convocaron a todes a ser una comunidad y a luchar con el deseo de todas las libertades, como decía Carlos Jáuregui. 

Hoy redoblamos nuestro compromiso con la salud pública como un derecho y una responsabilidad colectiva también. Nos cuidamos entre todes, decimos hace meses, y hoy repetimos que nuestra solidaridad nos sostiene frente a las desigualdades e inequidades que afectan a nuestra comunidad. Nos cuidamos entre todes, nos quedamos en casa, aunque tengamos muchísimas ganas de encontrarnos en la calle. Nos cuidamos entre todes es hoy además de una necesidad, una proclama política, entendemos que nuestras redes, la respuesta del movimiento de la diversidad, ha sido fundamental durante este tiempo para palear los efectos de la pandemia y su consecuente aislamiento obligatorio. 

No ser cis, no ser heterosexual, no debería significar que estemos más expuestes frente a una circunstancia como la que estamos actualmente, pero en los hechos, aun hoy, sigue pasando. Las desigualdades estructurales que atraviesan a nuestra comunidad vulneran nuestros derechos, a la salud, al trabajo registrado y estable, a la vivienda digna. 

Por eso, Nos cuidamos entre todes, es una manera de actuar para enfrentar la pandemia en colectivo, y también, un reclamo: no queremos que nuestras existencias sean factores de riesgo. 

Estamos en casa pero festejamos y levantamos nuestras banderas, por los derechos conquistados, por lo construido por un movimiento infrenable, pero también por todo lo que nos falta, por lo que seguimos reclamando, por las necesidades que son cada día más visibles. Nos encontramos desde la virtualidad en nuestras casas, soles o acompañades, con nuestras familias diversas, amigues, parejas, compañeres, novies o con ¡quienes queramos compartir nuestro amor y orgullo de ser quienes somos!

¡Nos cuidamos entre todes, nos sostiene nuestra comunidad! 

29 años atrás se realizaba la primera marcha del orgullo en Argentina. Esta marcha, como todas las que la siguieron, en la plaza de mayo como en muchísimas otras plazas del país, siempre tuvieron detrás organizaciones y personas concretas luchando por su derecho a ser libres. 

Por eso hoy y todos los días, recordamos a uno de nuestros grandes referentes, amigo y compañero de lucha Cesar Ciguitti, fundador de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA), que ya no está físicamente entre nosotres. Activista incansable, generoso y ferviente defensor de los derechos humanos a quien recordamos con mucha alegría y amor por la entrega junto con Carlos Jauregui en la defensa de los derechos de nuestra comunidad. Nuestra manera de recordar a Cesar es el compromiso por llevar sus banderas hasta la victoria, nuestra memoria arde en deseo de conseguir lo que nos falta. 

Recordamos a Cesar fortaleciendo nuestros lazos como comunidad, con el compromiso de siempre mirar a quien tenemos al lado, y ofrecer un espacio de amorosidad y lucha por un mundo mejor. 

Abrazamos el legado de César, que junto con Lohana Berkins, Diana Sacayán, Nadia Echazú, Carlos Jáuregui, entre otres, son parte de La Historia, con mayúscula, de nuestra comunidad LGBTI+, y de nuestro país.

¡César Cigliuti vive en nuestras luchas! ¡César presente ahora y siempre! 

Este 2020 es especial porque es el año que nos encuentra ya sin Macri en el gobierno. Para nuestra comunidad, esto es indudablemente una buena noticia, y acompañamos la lucha contra el neoliberalismo de la región y el mundo. 

Hoy, además, festejamos la recuperación de la democracia en el Estado Plurinacional de Bolivia y saludamos a la comunidad LGBTI+ y al pueblo boliviano que se sacó de encima a una dictadora supremacista y fanática religiosa. Decimos NUNCA MÁS dictaduras en latinoamérica y el caribe. Celebramos también al pueblo chileno y su histórico plebiscito que votó el entierro de la constitución pinochetista el pasado 25 de octubre. 

En Argentina, con el cambio de gobierno, logramos conquistar que la agenda y reclamos de nuestro movimiento tenga un espacio ministerial nacional para que los derechos de la comunidad LGBTI+ sea una política de Estado. Seguimos reclamando más y mejores políticas públicas integrales para nuestra comunidad. 

Seguimos luchando y reclamando la urgencia de la Ley de Cupo e Inclusión Laboral Travesti Trans. Necesitamos más políticas públicas contra las desigualdades estructurales que llevan al travesticidio social. Este 2020, conquistamos, por prepotencia de trabajo y por la voluntad única en la región del presidente de la Nación, Alberto Fernández y el impulso del Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad, el decreto presidencial 721/2020 que instituyó el cupo laboral travesti trans del 1% en la Administración Pública Nacional y medidas similares en las Cámaras de Diputados y Senadores de la Nación.

 ¡Vamos por su real implementación y por la ley de cupo e inclusión laboral travesti trans en todo el territorio! 

Repudiamos y rechazamos el fallo de la Cámara Nacional de Casación Penal que le quitó a la histórica condena por el travesticidio de Diana Sacayan la figura de crimen de odio por identidad de género. Defendemos la condena que por primera vez en la historia reconoció la figura del travesticidio en la Argentina, un gran hito en la lucha de nuestra comunidad. Es una muestra más de la justicia heterocispatriarcal que impacta todos los días en nuestras vidas. 

Este 2020 logramos la absolución para Luz Aime, compañera trans acusada de un crimen que no cometió. ¡Basta de criminalizar nuestras vidas! Exigimos también Absolución para Higui YA, también nos hubiéramos defendido como Higui frente a la violencia machista que quiere “corregirnos”. Exigimos Ley Micaela en el poder judicial, para que se formen en perspectiva de género y diversidad. Y gritamos, para que se escuche en todos lados: 

FUE TRAVESTICIDIO. AMANCAY DIANA SACAYÁN PRESENTE. 

29 años después de esa primera marcha del orgullo, seguimos reclamando por más derechos, más inclusión para que no haya más closet a lo largo y ancho de nuestro país. Seguimos reclamando:

- Reconocer es Reparar: los, las y les travestis y trans somos sobrevivientes de la persecución histórica y violación sistematica de sus Derechos Humanos por parte de los estados nacionales y provinciales. 

- Nueva Ley Nacional de Respuesta Integral al VIH, Hepatitis Virales, Infecciones de Transmisión Sexual y Tuberculosis: por la declaración de interés público y nacional de la respuesta integral e intersectorial, donde se plasmen políticas públicas sobre los determinantes sociales de las enfermedades, que incidan en la erradicación del estigma y la discriminación. 

- Reforma del sistema registral: para que nuestras identidades y familias sean nombradas. DNIs para las personas no binaries y trans. 

- Ley Antidiscriminatoria YA que incluya la orientación sexual, caracteristicas sexuales, identidad y expresión de género. Contra todo tipo de discriminación, xenofobia y racismo desde la promoción y fortalecimiento de la educación como herramienta de transformación e inclusión. 

- Basta de violencia odiante. Justicia por los travesticidios de Evelyn Rojas (Misiones), Pamela Tabares (Santa Fe), Laura Moyano (Córdoba), “La Chicho” y Roberta Carbajal (La Plata) y Pamela Macedo Panduro y Angie Velásquez, asesinadas mientras estaban privadas de la libertad. Por más y mejores políticas estatales para la prevención y erradicación de la violencia contra nuestras identidades. 

- Exigimos la implementación de la ley nacional de Educación Sexual Integral en todas las escuelas, en todos los territorios, para que nuestres niños, niñas, niñes, adolescentes y jóvenes sean educados en libertad, sin discriminación ni violencias. ¡Aplicación y cumplimiento de la ESI con perspectiva de Diversidad, Género y Derechos Humanos!, acorde a un Estado laico. 

- Por Estatutos y Convenios Colectivos de Trabajo pensados y escritos con perspectiva de género y diversidad. Guarderías para nuestras hijas e hijos para todes les compañeres laburantes diverses y disidentes. Ley Micaela sindical, espacios de Capacitación intersindical en diversidad y licencias compartidas e igualitarias en el ámbito laboral. Por la efectiva implementación del convenio 190 de la OIT. 

- ¡Por infancias libres! Dicen "con mis hijos no te metas" quienes están acostumbrados por el ejercicio del poder a meterse con les hijes de todes, en sus camas, con sus cuerpos, así como en sus conciencias, para adoctrinar desde el temor y desde el poder hegemónico. Necesitamos la creación por parte del Ministerio de Educación de material pedagógico que visibilice y legitime las niñeces trans y travestis y rompa con la heterosexualidad obligatoria y naturalizada en todos los niveles educativos e incorporación de historicidad travesti trans del movimiento LGBTI en la curricula escolar

 - ¡Que sea ley! Por aborto legal seguro y gratuito para todes. Por producción pública de misoprostol, el acceso a la salud pública es un derecho. 

- Por más y mejores políticas alimentarias. Refuerzo a los comedores y merenderos de nuestra comunidad, reconocimiento económico a les compañeres que sostienen ese trabajo de cuidado amoroso pero invisible y sin salario en nuestros barrios, hoteles y pensiones. - El cuidado es una responsabilidad de todes. Por políticas públicas de organización del cuidado que nos incluyan a todes, por el reconocimiento de estos trabajos y la distribución igualitaria. Vamos por una reorganización del cuidado más justo y de construcción colectiva e interseccional. 

- Llegar a viejes es nuestro derecho! Políticas integrales para les adultes mayores de nuestra comunidad. Políticas habitacionales y de salud para envejecer juntes y cuidades. Por el sueño y la memoria activa de la compañera Alicia Caf que nos enseñó a celebrar la vida cuando la juventud se aleja. 

- Por la despatologización de las identidades y cuerpos, exigimos formación en género para el personal de salud. ¡Queremos acceso a hormonas e intervenciones quirurgicas en los hospitales públicos y efectiva implementación de la Ley de Identidad de Género! Por preservativos para vulvas en todo el país. 

- Por el acceso de todas las personas intersex y de sus familias a información fehaciente y su derecho a conocer la verdad acerca de las intervenciones que se les realizaron. Por la prohibición de toda intervención médicamente innecesaria y que no sea consentida por la propia persona. 

- No somos un chiste: basta de violencia mediática contra nuestra comunidad. Construimos una cultura libre de violencias y estereotipos. Por financiamiento a la cultura LGBTI+ 

- Por políticas integrales de vivienda, que atiendan las necesidades habitacionales urgentes que atraviesa nuestro colectivo. Por cupo trans en el Plan federal de vivienda y políticas de hábitat para que habitar nuestros territorios no sea un peligro para nuestras identidades. 

- Migrar NO es Delito. Derogación del decreto macrista 70/2017 que expulsa a nuestras identidades migrantes y las criminaliza. Regularización documentaria migrante para acceder a derechos! Incorporación de Migrantes a programas sociales y de ayuda económica. Integración real de les migrantes LGBTTTI+ a la Argentina. Migrar es un derecho. 

- Por una política pública integral que garantice los derechos humanos de las personas travestis y trans privadas de su libertad y el acompañamiento para las liberadas. 

- Basta de violencia institucional. Derogación de los códigos de falta que criminalizan nuestras existencias y funcionan como herramienta de las fuerzas de seguridad para violentarnos. Nos cuidamos entre todes, no nos cuida la policía. 

Esta pandemia profundizó aún más las desigualdades y las inequidades también en nuestra comunidad, por eso llamamos una vez más a la solidaridad de todxs. Nuestra comunidad necesita reforzar los lazos comunitarios debilitados por las políticas del neoliberalismo macrista y fortalecer a las personas y colectivxs trans, migrantes, afros y originaries quienes producto del necesario aislamiento social, preventivo y obligatorio vieron recortadas sus posibilidades de subsistencia. 

29 años después de esa primera marcha, levantamos nuestras banderas arcoíris para reclamar por nuestros derechos humanos. Reclamamos el derecho al trabajo, a la salud, a la educación, a la vivienda digna. Con orgullo y en la lucha, con el amor como motor para cambiar el mundo, ¡Vamos por todo!

Informe: Lorena Bermejo

Te puede interesar