Con entrevistas a toda la familia Belsunce, Netflix estrena "Carmel: ¿quién mató a María Marta?"

Música -Tv - Series - Películas 02 de noviembre de 2020 Por Guadalupe Rivero - ambito.com.ar
La serie documental consta de cuatro episodios y recoge entrevistas con Carlos Carrascosa, Diego Molina Pico, Irene Hurtig, John Hurtig y Horacio García Belsunce, entre otros. Ámbito dialogó con el director, Alejandro Hartmann, y con la productora ejecutiva, Vanessa Ragone.

la-serie-documental-consta-cuatro-episodios
La serie documental consta de cuatro episodios - Netflix
 
A 18 años del femicidio de María Marta García Belsunce Netflix estrena una serie documental argentina original con material inédito y el testimonio de casi todos los protagonistas. En cuatro episodios de 47 minutos cada uno la producción recoge entrevistas con Carlos Carrascosa, Diego Molina Pico, Irene Hurtig, John Hurtig y Horacio García Belsunce, entre otros.
 
“Carmel: ¿quién mató a María Marta?” se estrena el 5 de noviembre en la plataforma de streaming. A días de la llegada a la pantalla, Ámbito dialogó con el director de la serie, Alejandro Hartmann y con la productora ejecutiva, Vanessa Ragone.
 
Periodista: ¿Qué rasgos distintivos tiene el caso María Marta García Belsunce para generar tanto atractivo, al punto de llegar a Netflix?

Alejandro Hartmann: Por lejos, fue el caso judicial-policial-criminal más conocido de los últimos 20 años. Generó un interés enorme y desmedido por parte de la sociedad y de los medios en un momento muy particular de la Argentina. Además, tiene una historia apasionante, con muchos ribetes de policial muy cinematográficos, con algunos elementos un poco bizarros y hasta de humor negro. Y con una resolución que no es del todo clara todavía: sigue siendo un crimen impune, donde hay una víctima, y sigue sin saberse quién fue el asesino. Todo eso es muy interesante para pensar en un tratamiento documental.

Vanessa Ragone: Es un caso que todos los de determinada generación hemos seguido en el momento en que ocurrió. Fue uno de los primeros casos de un asesinato en un country. Todo aquello que en su momento llevó a tanto interés de la sociedad, con el tiempo que ha pasado, nos pareció que nos daba la oportunidad de tomar distancia y de poder ir más en profundidad para hablar del caso más y del contexto en el que el caso sucedió. 

P.: ¿Podría haber sido una película, se podría haber ficcionado el caso?

A.H.: Por lados distintos, todos lo pensamos en algún momento como una ficción. En mi caso nació desde ese interés, pero en cuanto uno se ponía a pensarlo seriamente había algo tan increíblemente inverosímil, extraño y bizarro, que terminaba comiéndose lo que finalmente es más importante, que es un crimen irresuelto y una víctima. Justamente lo interesante era analizar cómo algo real puede volverse tan inverosímil, tan extraño e irresuelto. Y muchos personajes nunca habían hablado: entonces, ¿quién va a hacer del fiscal a quien casi nadie conoce? Lo interesante era ir a buscar a ese fiscal verdadero, al Carrascosa verdadero y, en algunos casos, conocerlos un poco más. Creo que todos los personajes terminan dando algo que no se conocía hasta ahora.

V.R.: Lo mismo con la complejidad de los personajes: las personas reales tienen sus claroscuros, como tenemos todos, pero que han sido tan puestos a la vista. Entonces, poder estar con ellos, profundizar en estas personas que han sido atravesadas por el caso, hace difícil pensar qué ficción puede ser más intensa que la propia realidad.

 

Netflix estrena la serie el 5 de noviembre
Netflix

P.: ¿Todos los protagonistas del caso accedieron fácilmente a hablar con ustedes?

A.H.: Algunos más fácilmente que otros. Para algunos era una gran oportunidad para seguir reforzando sus convicciones, para otros era una propuesta que al principio casi no querían oír porque era remover y revivir situaciones súper traumáticas y exponerse de vuelta. Pero a todos nos acercamos con la idea de que este proyecto sólo podía tener sentido si participaban todos. Algunos se tomaron más tiempo en pensarlo, pero entendieron que la propuesta era honesta, se generó una confianza y terminaron accediendo casi todos ellos, salvo algunos pocos que no están. 

P.: ¿Quiénes se negaron a ser entrevistados?

A.H.: La masajista no quiso. Hablamos con ella pero es una persona que estuvo excesivamente expuesta. No existen fotos de ella, siempre quiso preservar su intimidad. Hablar, hablamos con todos.

V.R.: Nicolás Pachelo está en prisión por otras causas y además está a la espera de un juicio, acusado del asesinato de María Marta. Nosotros hablamos con sus abogados y ellos no tuvieron interés en participar. Lo intentamos varias veces porque nos parecía que su punto de vista era interesante pero no fue posible. 

P.: ¿Advirtieron en la familia una genuino deseo de justicia?

V.R.: Creo que sí. El caso atravesó a todas las personas con las que hablamos, les resultó un punto de giro en sus vidas, sea como sea que lo vivieron. No sabemos cuál es la verdad de lo que pasó, pero se pide que se siga investigando. Creo que todos han recibido un golpe muy fuerte en sus vidas, sus vidas cambiaron radicalmente y para mal desde la muerte de María Marta.

A.H.: A mí me cuesta mucho juzgar las íntimas convicciones de las personas. Por más que a muchos los conocí bastante y los entrevisté largo rato, ¿cuán genuino es el sentimiento de alguien? No sé si estoy en condiciones de juzgarlo. Desde mi punto de vista como documentalista lo que hago es ofrecer la posibilidad de que esa persona se exprese y le muestre a los demás lo que quiere mostrar. Y el que terminará juzgando es el espectador (cosa que tampoco va a resolver el crimen). Lo que sí es seguro es que esto fue extremadamente traumático: todos han sufrido y siguen sufriendo por esto (aún si dentro de este grupo está el asesino). 

P.: ¿Cambió su visión personal sobre el caso luego de realizar la serie?

V.R.: A mí me resultó muy valioso escuchar todas las voces. No tengo una idea clara ni una hipótesis de lo que pasó. Cada uno argumentó con mucha claridad y de manera muy honesta su visión; en ningún momento escuché algo que me chirreara. Las versiones, por supuesto, son contradictorias, pero en cada uno de los casos pude entender lo que me estaban diciendo. Nuestra idea fue no sacar conclusiones sino dejar abiertas las preguntas.

A.H.: En relación al crimen pasé por muchos pensamientos, pero en un punto terminé desistiendo de intentar resolverlo. Uno cuando se mete en algo de esto quiere ser un poco Sherlock Holmes. Pero, a la vez, yo hago documentales, y los documentales tienen mucho más que ver con acercarse al otro y tratar de entender. Lo que terminé sabiendo es la complejidad de las personas: cómo un tipo como Carrascosa, que fue exitoso, que estuvo en la cárcel y cómo es hoy. O Molina Pico, su carrera, cómo fue primero elogiado y luego defenestrado por la prensa, van a encontrar a una persona fascinante.

carmel_still-4-1jpg
La serie de Netflix recoge entrevistas con Carlos Carrascosa, Diego Molina Pico, Irene Hurtig, John Hurtig y Horacio García Belsunce Netflix


P.: ¿Consideran que el caso se va a resolver en algún momento?

A.H.: Tengo serias dudas, pasaron muchos años. Además, pensemos que la Justicia condenó a una persona a prisión perpetua y después la declaró inocente, aunque aún queda la Corte Suprema. Hay que ver si el sistema judicial está dispuesto a un nuevo error, y a veces por ahí es mejor la no resolución que otro inocente preso. Son cosas muy complejas donde se mezcla el sistema judicial con la política, con la sociedad, con los medios… y 18 años es mucho tiempo, para nuestra ciencia forense, seguro.

V.R.: Es difícil, pasaron 18 años y con tantas idas y vueltas en la Justicia… en el proceso de investigación leímos todo, investigamos las pruebas, y la verdad que es complejo, yo me quedo con muchas dudas.

Te puede interesar