La Selección Argentina hizo un partidazo y festejó en Bolivia

Deportes 13 de octubre de 2020 Por Cristian Dellocchio - pag12
Una bocanada de aire fresco en la altura de La Paz para los de Scaloni El conjunto nacional había dejado muchas dudas en su debut, pero una postura valiente como visitante le valió una gran recompensa. Puntaje perfecto en las Eliminatorias.

112727-img-20201013-wa0101
Correa, el autor del 2-1, con fuerzas suficientes como para hacerle "upa" a Messi.  
Imagen: AFP

Remates desde fuera del área para aprovechar la indescifrable ruta que la pelota tiene en la altura y saque rápido de los tiros libres, para que el rival no pueda descansar. No, no fue el plan de juego boliviano. Fue lo que hizo la Selección Argentina en La Paz para llevarse un notable triunfo por 2-1 y terminar la doble fecha eliminatoria con puntaje perfecto. Una verdadera viveza criolla, podría decirse, la de los dirigidos por Lionel Scaloni, quien ya había roto los libretos en la previa, disponiendo que el equipo viajase dos días antes a La Paz, lo que le valió numerosas críticas. Con los tres puntos en la valija, puede que el entrenador haya sentado un precedente.

Argentina la pasó mal, pero no tan mal en la altura, una parada siempre complicada en las Eliminatorias para la Selección (tres triunfos, dos empates y siete derrotas hasta este martes). A la Selección le vino muy bien el cambio de apellidos en el mediocampo. Frente a Ecuador, Paredes y De Paul sufrieron una exagerada soledad ya que Acuña, el tercer volante, tenía la obligación de auxiliar a Tagliafico. Con el neuquino lesionado, Scaloni se vio obligado a tocar el equipo y optó por el ingreso de Palacios: sabia decisión. El ex River jugó un muy buen partido y alivianó la pesada mochila de Paredes y De Paul. Además, Ocampos, quien se posicionó como extremo derecho en la Bombonera, en La Paz bajó varios metros y pasó a la izquierda, casi como carrilero. 

Mucho más compensado tácticamente, la Selección pudo sobrevivir a los pasajes de lógico dominio boliviano. Fueron dos: al inicio de la primera parte y en el arranque de la segunda. Algunos nervios de Armani y la imprecisión de una defensa que no convence le facilitaron las cosas a la limitada creatividad ofensiva de los locales, quienes de la mano del eterno joven Moreno Martins (pasan los años y sigue igual) y el inquieto volante pelirrojo Chumacero se las ingeniaron para llegar al 1-0, con siesta incluida de la dupla central conformada por Martínez Quarta y Otamendi.

Como Argentina tuvo muchos problemas para encontrarle la vuelta al pelotazo largo, se decantaba que cualquier atisbo de remontada iba a ser por abajo. Y el juego de pase corto anduvo muy bien: cuando los mediocampistas centrales pudieron tener la bocha, la calma reinó en el partido. Claro que, con el resultado en contra, lo que faltaba era aceleración: la tuvo fue Lautaro Martínez, autor de una guapeada de película para darle mucho más que aire a los suyos y en especial a Scaloni, quien salió desatado del banco a abrazarlo luego del 1-1.

Vale destacar que la jugada del empate salió de una página robada al libreto boliviano: De Paul sacó rápido un tiro libre en mitad de cancha para Palacios, quien abrió a Lautaro por izquierda para aprovechar el quedo boliviano en lugar de utilizar el parate para recuperar energías. Hasta ahí, el arma preferida del equipo (por no decir la única) eran los remates lejanos de Paredes, el único atento al famoso "la pelota no dobla" que caracteriza a estos partidos.

Tras algunos sobresaltos en el arranque del complemento, la historia pasó a tener nombre y apellido: Lionel Messi. El del Barcelona se despertó tras un primer tiempo que lo tuvo de espectador e hizo lo que quiso por el sector derecho del ataque nacional. De sus pies salió el gol del 2-1, con definición del ingresado Correa y asistencia de Lautaro, quien con mayor protagonismo que contra Ecuador, demostró que puede causar estragos.

Justificado triunfo de la Selección, que se lavó el mal sabor de boca del también -paradójicamente- exitoso debut en las Eliminatorias. Pero más allá del resultado, la imagen dejada en una cita tan complicada sirve de aval para un equipo que está en formación, bajo el mando de un entrenador que todavía está aprendiendo.

Síntesis
1 BOLIVIA: Lampe; Torres, Carrasco, Valverde, José Sagredo; Wayar, Chumacero, Castro, Cardozo; Martins, Saucedo. DT: Frías.

2 ARGENTINA: Armani; Montiel, Martínez Quarta, Otamendi, Tagliafico; De Paul, Paredes, Palacios; Ocampos, Messi, Martínez. DT: Scaloni.

Estadio: Hernando Siles (La Paz). Arbitro: Diego Haro (Perú). Goles: 24m Martins (B), 44m Martínez (A); 78m Correa (A). Cambios: 46m Bustamente por Saucedo (B), 58m Correa por Ocampos (A), 65m Céspedes por Castro (B) y Miranda por Chumacero (B), 68m N. Domínguez por De Paul (A) y G. Rodríguez por Paredes (A), 82m Orozco por Wayar (B), 86m Arabe por Cardozo (B), 88m Medina por Martínez (A).

Te puede interesar