Femicidio en Corrientes. Asesinó de varias puñaladas a su pareja e hirió a su hijastra

Sociedad 12 de octubre de 2020
Un hombre mató a la mujer con quien convivía como pareja. La hija de la víctima trató de defenderla y resultó acuchillada. Un vecino policía escuchó los gritos, ingresó a la casa y logró reducirlo. Así evitó que la adolescente también fuera ultimada.


Un hom­bre ma­tó ayer de múl­ti­ples pu­ña­la­das a su con­cu­bi­na en el in­te­rior de la ca­sa don­de con­vi­ví­an des­de ha­ce más de un año, en el ba­rrio Pi­ra­yuí de la ciu­dad de Co­rrien­tes, y tam­bién hi­rió a su hi­jas­tra de 17 años.
La in­ter­ven­ción opor­tu­na de un ve­ci­no po­li­cía evi­tó que otra jo­ven y un be­bé in­te­gran­tes de la fa­mi­lia fue­ran al­can­za­dos por el au­tor del fe­mi­ci­dio, quien co­me­tió las agre­sio­nes con el uso de un cu­chi­llo ti­po car­ni­ce­ro.
El efec­ti­vo que vi­ve cru­zan­do la ca­lle co­rrió a brin­dar au­xi­lio al es­cu­char los gri­tos de­ses­pe­ra­dos, abrió la puer­ta de ca­lle y en­fren­tó al ase­si­no cuan­do per­se­guía a la ado­les­cen­te.

EPC121020-012F04-1024x687 (1)
CHARCOS DE SANGRE SOBRE LA VEREDA Y LA CALLE, DONDE LAS VÍCTIMAS FUERON SUBIDAS A UN PATRULLERO.
-
Con uso ra­cio­nal de la fuer­za e in­clu­so un par de dis­pa­ros in­ti­mi­da­to­rios hi­zo que el ata­can­te en­tre co­rrien­do a una ha­bi­ta­ción en la cual per­ma­ne­ció “a­trin­che­ra­do”, has­ta unos mi­nu­tos más tar­de cuan­do lo sa­ca­ron pa­ra ser de­te­ni­do.
La per­so­na ul­ti­ma­da con pu­ña­la­das y cor­tes en bra­zos, ab­do­men y pe­cho fue iden­ti­fi­ca­da co­mo Ro­sa­lía Ro­me­ro, de 48 años.
El au­tor del cri­men res­pon­de a la iden­ti­dad de An­to­nio Mai­da­na, de 62 años, oriun­do de la lo­ca­li­dad de San Luis del Pal­mar.
La hi­ja de Ro­sa­lía con­ti­nua­ba in­ter­na­da en el Hos­pi­tal Es­cue­la ya que los mé­di­cos le re­a­li­za­ron una in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca por­que pre­sen­ta da­ños en un pul­món.
El dan­tes­co epi­so­dio su­ce­dió al­re­de­dor de las 12:30 en una vi­vien­da si­tua­da a po­cos me­tros de la in­ter­sec­ción de ca­lles Mi­lán y Sue­cia.
Ar­ma­do con un cu­chi­llo ti­po car­ni­ce­ro Mai­da­na agre­dió con en­sa­ña­mien­to a su pa­re­ja, quien ca­yó to­tal­men­te en­san­gren­ta­da cer­ca de la co­ci­na.
La hi­ja de la víc­ti­ma en pro­cu­ra de de­fen­der­la tam­bién su­frió el ata­que de su pa­dras­tro. El hom­bre la co­rrió ases­tán­do­le al me­nos una cu­chi­lla­da por la es­pal­da, se­gún da­tos que ma­ne­ja­ban los de­tec­ti­ves del ca­so.
Otra jo­ven que es­ta­ba en el do­mi­ci­lio al­zó en bra­zos a un ni­ño, co­rrió has­ta la puer­ta del fren­te y sin po­der sa­lir gri­tó con fuer­za. Así aler­tó al sar­gen­to Eduar­do Da­cun­da.

EPC121020-012F06
LA CONMOCIÓN SE ADUEÑÓ DEL BARRIO CAPITALINO.
-
El efec­ti­vo es­ta­ba en su do­mi­ci­lio, sin du­dar atra­ve­só la ca­lle, abrió el por­tón, sa­có a la mu­jer con el me­nor e in­gre­só a la vi­vien­da en la que Mai­da­na con­ti­nua­ba con su ac­ción cri­mi­nal.
De acuer­do a da­tos a los cua­les épo­ca ac­ce­dió, Da­cun­da en­fren­tó al fe­mi­ci­da, efec­tuó dis­pa­ros a mo­do de in­ti­mi­da­ción con su pis­to­la re­gla­men­ta­ria y lo si­guió has­ta una ha­bi­ta­ción en la que aquel de­ci­dió en­ce­rrar­se.
Lla­ma­dos de otros ve­ci­nos aler­ta­ron a las au­to­ri­da­des de la co­mi­sa­ría De­ci­mo­ter­ce­ra. Fue­ron ellos quie­nes en un pa­tru­lle­ro de esa de­pen­den­cia, an­te la de­mo­ra de la am­bu­lan­cia, car­ga­ron a ma­dre e hi­ja he­ri­das de gra­ve­dad.
Am­bas mu­je­res fue­ron lle­va­das al Hos­pi­tal Es­cue­la. Allí, los mé­di­cos cons­ta­ron la muer­te de Ro­sa­lía y las se­rias le­sio­nes en la jo­ven­ci­ta lla­ma­da Al­da­na.
Mai­da­na y Ro­me­ro man­te­ní­an una re­la­ción sen­ti­men­tal que da­ta­ría de po­co más de un año.
Ayer, lue­go de lo su­ce­di­do, ve­ci­nos de­ja­ron tras­cen­der que el hom­bre era “po­se­si­vo y ce­lo­so” y en una oca­sión su con­cu­bi­na ha­bría ma­ni­fes­ta­do in­ten­ción de asen­tar una de­nun­cia re­la­cio­na­da a un he­cho de vio­len­cia de gé­ne­ro.
“Mi que­ri­da ve­ci­na Ro­sa que en paz des­can­ses. Era una muy bue­na se­ño­ra”, es unas de las ex­pre­sio­nes plas­ma­das en las re­des so­cia­les de par­te de ve­ci­nos.

EPC121020-012F08
EL POLICÍA DACUNDA FRENÓ LOS ATAQUES DEL FEMICIDA.
-
Por otra par­te, en el ba­rrio re­sal­ta­ron la in­ter­ven­ción del sar­gen­to Da­cun­da pa­ra evi­tar una po­si­ble ma­sa­cre.
Ba­jo su­per­vi­sión de la fis­cal de ins­truc­ción en tur­no, los po­li­cí­as se­cues­tra­ron el ar­ma blan­ca, hi­cie­ron las pe­ri­cias cien­tí­fi­cas y le­van­ta­mien­to de mues­tras de san­gre en dis­tin­tos sec­to­res de la ca­sa e in­clu­so en la ve­re­da.

Te puede interesar