Sexting e infidelidad virtual, tendencias que crecen con la pandemia de coronavirus

Tendencias 30 de septiembre de 2020
La pandemia de coronavirus y la cuarentena afectaron de forma directa en la dinámica sexual de las parejas. Según un estudio, muchas personas aprovechan los pocos momentos de intimidad que disponen para recurrir al sexting.

0038098107
Muchas personas aprovechan los pocos momentos de intimidad que disponen para recurrir al sexting. Pexels


La pandemia de coronavirus y la cuarentena afectaron de forma directa en la dinámica sexual de las parejas, quienes tuvieron que adaptarse rápidamente a una nueva normalidad y se encontraron frente a una convivencia obligada las 24 horas del día. Lo curioso es que, frente a esta situación tan particular, muchas personas encontraron una nueva forma de romper con la monotonía del hogar: la infidelidad virtual.
 
Los datos lo demuestran: Según Gleeden -plataforma de encuentros extraconyugales- hubo un incremento de un 160% en conexiones y altas a nivel mundial en los últimos 6 meses. Además, registraron un aumento considerable en el promedio de conexiones, que pasó de 2 horas a 3. Con respecto al tráfico de usuarios, desde la plataforma afirman que el mismo continúa siendo a la noche, aunque se han incrementado las conexiones a primera hora de la mañana y durante el mediodía. Muchos usuarios aprovechan los pocos momentos de intimidad que disponen para recurrir al sexting.
 
“El tiempo y la novedad han sido considerados grandes aliados del placer sexual”, afirma el psicólogo y especialista en sexología, Federico Rinaldi. “Sin embargo, este escenario no pareciera ser funcional para muchas parejas, quienes a pesar de contar con más tiempo juntos en una situación novedosa, invierten toda su libido en los problemas convocados por el contexto”.

Y finaliza: “Si bien varios vínculos han logrado acomodarse, explorar y explotar su sexualidad y su intimidad, otras tantas, producto de los estresores pandémicos, han quedado en un estado de hiperalerta que funciona en detrimento de su salud sexual y emocional. El temor sostenido y la incertidumbre sin horizonte apagan nuestros deseos eróticos y alimentan el distanciamiento emocional en la pareja”.

Esto explicaría por qué muchas personas empezaron a probar nuevos hábitos y encontraron en la infidelidad virtual un recurso para divertirse, generar encuentros con otros usuarios y revivir la adrenalina perdida luego de tantos meses de encierro.

Te puede interesar