La reconversión productiva de los planes sociales

Política 17 de junio de 2020 Por Laura Vales - pagina12
Los beneficiarios de programas de empleo podrán comenzar a realizar tareas ligadas a la producción o al cuidado comunitario, y cobrarán un plus para llevar sus ingresos al valor de un salario mínimo.

Los proyectos comenzarán a ponerse en marcha en Tucumán, Catamarca, Entre Ríos, Santa Fe, San Juan y La Rioja.

8-a-bernardinoavila-0_0
Imagen: Bernardino Avila

Con las actividades económicas habilitadas en buena parte del país, el gobierno nacional decidió retomar las políticas destinadas a darles un sentido productivo a los planes de empleo. Los beneficiarios de programas de ingresos --como el salario social complementario y los antiguos Hacemos Futuro, que durante el gobierno de Mauricio Macri tuvieron como única contraprestación el cursado de algún tipo de capacitación-- podrán comenzar a realizar actividades vinculadas a la producción o tareas de cuidado comunitario. Como complemento, las personas que empiecen a trabajar en estos proyectos cobrarán un plus que llevará sus ingresos al equivalente a un salario mínimo. Para poner el nuevo esquema en funcionamiento --imposible sin insumos y herramientas-- el Ministerio de Desarrollo Social prevé una inversión de 20 mil millones de pesos.

Esta reconversión iba a arrancar en marzo pero quedó suspendida por la pandemia. En la semana previa al comienzo de la cuarentena, el ministerio llegó a dar el paso de unificar los dos tipos de planes existentes hasta entonces, el salario social y el Hacemos Futuro, en una única base de datos del nuevo Programa, bautizado Potenciar Trabajo; luego el país entró en el período de confinamiento. Ya en fases más flexibles, seis provincias van a empezar a implementar proyectos. Se trata de los distritos de Tucumán, Catamarca, Entre Ríos, Santa Fe, San Juan y La Rioja.

 
“Queremos trabajar en cinco rubros: construcción, producción de alimentos, textil, reciclado y economía del cuidado”, adelantó en una comunicación telefónica con PáginaI12 Daniel Arroyo . El ministro está en aislamiento preventivo desde el fin de semana, cuando el intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, con el que había compartido una actividad, fue diagnosticado con covid-19. “Sigo sin síntomas y el resultado de mi test dio negativo, pero me toca cumplir el protocolo”, apuntó a este diario.

¿Quién va a definir qué proyectos se realizan? Según explicó Arroyo, lo va a hacer el ministerio junto a unidades de gestión abiertas en cada localidad, a las que el Estado va a transferirles fondos y herramientas para realizarlos. Por otro lado, va a haber un fondo de créditos no bancarios, destinados a los proyectos más autogestivos.

Este enfoque de la política de Desarrollo Social, volcado hacia lo productivo y en actividades que requieren de mano de obra masiva, había sido adelantado por Arroyo al asumir su gestión, que en los primeros meses estuvo centrada en dar una respuesta a la crisis alimentaria, agravada con la aparición del coronavirus. En diciembre de 2019 5 millones de habitantes recibían en la Argentina asistencia alimentaria; en marzo ya eran 8 y en este momento son 11 millones.

En la actualidad 570 mil personas tienen ingresos por planes de Desarrollo Social. El proyecto para una primera etapa es inscribir en proyectos productivos o de servicios de cuidado a unos 300 mil. Los beneficiarios cobran actualmente 8500 pesos; el plus para alcanzar el equivalente al salario mínimo será pagado a quienes estén en proyectos con más de 4 horas de trabajo diario.

El empleo de planes sociales para impulsar proyectos con capacidad productiva o de generación de ingresos es el más antiguo de los reclamos de las organizaciones sociales, que han conseguido hacerlo parte de la agenda política. En los últimos años se ha sumado la idea del reconocimiento a los trabajos de cuidado, que sostienen miles de comedores y guarderías populares. El Potenciar Trabajo arranca con la promesa de reconocer esas tareas. Agrega entre sus objetivos, además, el de formar cuidadores para el funcionamiento de los geriátricos y otros espacios que necesitarán, en la llamada nueva normalidad, incorporar nuevos trabajadores.

"Fortalecer la ruralidad"

Uno de los temas instalados en la agenda por la pandemia es el de la nueva ruralidad. La importancia de descomprimir los grandes centros urbanos aparece como una necesidad clara; el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, anticipó en este sentido que el Gobierno está trabajando en lanzamiento del Plan Volver. Destinado a pequeños pueblos rurales, el programa tendrá como objetivo que quienes migraron puedan regresar. También apuntará a que los jóvenes no se vean obligados a irse. “Hay que fortalecer la ruralidad, la producción en los ámbitos rurales de las pequeñas localidades del interior”, señaló Arroyo. El plan será presentado en unos diez días.

Te puede interesar